El agua, tal y como la encontramos en la naturaleza, no puede utilizarse en las granjas sin tratamiento, por lo que es altamente recomendado el acondicionamiento de la misma para eliminar partículas nocivas, bacterias y demás agentes potencialmente nocivos para la salud de los animales.